Salta Agropecuaria Salta Agropecuaria
Menú
Buscar
“Salta tendrá la zafra de terneros más importante de su historia”
“Salta tendrá la zafra de terneros más importante de su historia”

“Salta tendrá la zafra de terneros más importante de su historia”

(Por Germán Salomón)

Franco Brunetti es dueño de un apellido íntimamente vinculado al sector cárnico en la provincia de Salta y propietario del frigorífico que lleva su nombre (ex Arenales). Con orgullo afirma que se emancipó a los 17 años y comenta haber llegado a ser el matarife matriculado más joven del país. Es de carácter fuerte, visceral, polémico y muy conocedor del sector. En pocos días más, su establecimiento de faena cumplirá 30 años de trabajo en el medio. En este diálogo, contesta con claridad cada una de las preguntas, se aparta de los que sostienen que las acciones del gobierno provincial van en contra del desarrollo ganadero, vaticina un fuerte crecimiento de la ganadería salteña por sobre la nacional y se aventura a asegurar que la carne se mantendrá en valores similares a los actuales. -Frigorífico Brunetti, anteriormente llamado Arenales y toda una vida vinculada al sector…
Si, tenemos que reconocer que un grupo de empresarios visionarios por el año ‘65 asumió el desafío de desarrollar esta industria, lo que significó todo un antecedente para la región.
-¿C.I.A.C.S.A. como razón social es la –dicen- es uno de los más antiguos del país?
Estamos dentro de las 10 matrículas más viejas del país. Nuestro origen data desde la Junta Nacional de Carnes.
-¿Qué significa para usted casi 30 años de industrial frigorífico en Salta?
Bueno, es una gran satisfacción. Por un lado estamos los que estamos eternamente de este lado del Jordán y los que han cruzado varias veces, han ido y han vuelto varias veces, más en un medio como lo es el Norte. El Norte tiene mucha vivencia propia, con propia cultura y modismo, lo cual es muy difícil.
-¿Qué opina usted del retroceso que ha tenido el país en cuanto al stock bovino?
Al tema lo tenemos que ver desde un punto de vista socio-económico-político y natural. En los últimos tiempos los factores políticos han ejercido una presión sobre lo social que ha perjudicado mucho a la ganadería nacional por sus bajos costos, sus controles, presión sobre los mercados y sobre todo, al sector exportador. Después estuvo el problema climatológico de estos últimos años con la seca que le ha dado el broche de oro a este problema. Se ha perdido un stock importante de madres y los que estamos en la producción sabemos que el animal que más sufre en un campo diezmado por la seca es la vaca, porque la vaca tiene un ternero al pie que le exige leche y un ternero en el vientre que también le exige y, por eso, es la primera a la que hay que darle un destino: se muere en el campo o va a un frigorífico conservero.
-¿Actualmente se puede precisar cuánto es el stock bovino nacional?
El estudio más serio de los últimos 65 años lo realizó la Universidad Católica Argentina a través de un convenio con el IPCVA que da una cifra de 48 millones de cabezas a marzo del 2010. Haciendo una lectura más fina, debemos tener en cuenta que esa cifra tiene un correlato con la zafra del ternero que recién comienza en julio. Sucede que al menos durante 3 meses, hasta llegar a julio, se ha ido faenando a razón de 1 millón por mes, lo que suma 3 millones de cabezas que deberíamos restar a los 48 millones.
-¿La situación es mucho más crítica de lo que se piensa?
El resultado lo vamos a ver en la zafra de este año a nivel nacional. Va a ser muy pobre y ya se habla de 10,7 o 10,8 millones de terneros y yo soy todavía más escéptico, creo que ni siquiera vamos a llegar a esos números.
-¿En Salta también estamos perdiendo posición en cuanto a la ganadería nacional?
No, Salta por suerte venía con viento de cola de la gestión del gobierno anterior. Luego la provincia ha tenido la suerte, desde el punto de vista climatológico, de tener buenos regímenes de lluvias. A eso debemos sumarle la calidad de los operadores de la cadena que se han instalado en la provincia como los australianos, ingleses, alemanes, italianos, portugueses, chilenos, bolivianos, suizos; que han hecho inversiones de suma envergadura, donde se ha aplicado a ese modelo productivo lo más avanzado y que han tenido la oportunidad de hacerse de rodeos de una calidad genética muy significativa y muy importante en cantidad. Hoy tenemos genética de punta con cabañas que ganan premios en Palermo y, todo eso, nos da un pie de igualdad al resto del país.
-¿Estamos perdiendo nuestras vacas, la fábrica de hacer terneros?
No, la situación de Salta es de excepción y esto lo vengo diciendo desde hace un tiempo. Salvo Tierra del Fuego, la única provincia que ha tenido crecimiento de su stock bovino es Salta y específicamente en el segmento hembras es más significativo. Hoy en la provincia tenemos vacunadas 530 o 550 mil hembras y yo calculo que en realidad son 600.000, porque hay un 10% que por distintos motivos no se vacunan y me animo a predecir que esta va a ser la zafra más importante de la historia de Salta. La producción primaria salteña va a tener un salto cualitativo y cuantitativo en esta zafra. Vamos a tener una ternerada excepcional, el tiempo está acompañando, las pasturas están que explotan y, todo eso va generar alimentos.
-¿Esa cantidad de hembras de 550 o 600 mil, cuántos terneros podrían aportar este año?
Vamos a tener un cambio sustancial en la cantidad, pero máxime en la calidad. Vamos a tener terneros con buena genética, excelente destete, muy buena alimentación y, sobre todo, vamos a tener un elevado coeficiente de destete. Vamos a estar muy por encima de la media nacional.
-¿De qué porcentaje está hablando?
No me atrevería a dar una cifra pero, por la calidad de los establecimientos que están operando en Salta, vamos a superar el 70 por ciento de pariciones. La verdad es que se está trabajando muy bien en la provincia.
-¿Cómo ve usted el futuro de la ganadería en Salta?
Muy positivo. Venimos con un viento de cola internacional que lo demuestra el mercado de Chicago que es muy sensible a todas las necesidades de proteínas. En el mundo cada vez somos más seres humanos en la misma cantidad de tierra; cada vez hay menos tierra de calidad disponible para desarrollar, y no es fácil destinar una hectárea para mantener una vaca o un ternero. Generalmente cuando esa tierra dispone de una factibilidad agrícola, se destina a la agricultura. Yo vengo sosteniendo que Salta tiene 8 millones de hectáreas que son netamente ganaderas que, como alternativa de desarrollo, están destinadas a la producción ganadera.
-¿Qué estaría faltando?
Una materia pendiente del gobierno es fomentar el desarrollo predial. No podemos desaprovechar las hectáreas productivas que tiene la provincia. Debemos producir alimentos e ingresar en una etapa de fomento a la industrialización en un escenario de previsibilidad técnico, higiénico, sanitario, impositivo y jurídico. El estado provincial tiene que asumir ese rol, de fomentar una industria seria y responsable que dé respuesta a todo el conjunto de la sociedad, desde la actividad primaria hasta Doña Rosa, en las condiciones de excelencia.
-¿Qué opina del sistema de controles tanto de la provincia, Senasa como la ex ONCCA?
Tenemos que hacer comprender al conjunto de la sociedad que los mataderos y colgaderos provinciales son de inferior calidad técnico-higiénico-sanitaria. No es lo mismo un establecimiento clase A que un matadero clase B y, esto explicarlo técnicamente es muy complicado.
-La existencia de los mataderos municipales o regionales en Salta le dan un sentido social a la actividad y les representa a los matarifes locales la posibilidad de ser parte de la cadena cárnica…
¿A usted dónde le gustaría que lo operen, en el Sinaí de Nueva York o en hospital de Tolloche?
-La ONCCA ya no existe como organismo pero sus funciones siguen vigentes. ¿Está de acuerdo usted con su existencia?
En el tema carne tenemos que reconocer que ha llevado a una comercialización que casi llegaría al 93% regimentada dentro del sistema, muy poco lo que quedó afuera. En ese aspecto han trabajado muy bien. Como siempre hay hijos y entrenados, esa es otra cuestión.
-Hoy Salta cuenta con mataderos municipales y regionales. Eso atenta contra el orden que usted tanto defiende…
Hace 30 años que lo vengo diciendo. Cuando llegué a Salta concurrí a una reunión empresarial de la Cámara Empresaria Salteña y se me preguntó sobre mi motivación para llegar a Salta y, les dije que era el camino más corto para llegar a Tokio. Siempre pensé que había que mirar al Pacífico y no seguir mirando al Puerto de Buenos Aires y lo sigo sosteniendo después de 30 años.
-La tendencia mundial es que la carne de vaca o proteínas rojas, como la llama usted, es que sean para el consumidor más pudiente. ¿Cómo ve usted esa tendencia?
Nuestras carnes son un “Dom Perignon”. Hace años que vengo diciendo eso y lamentablemente no nos sabemos vender como un buen champagne. La carne o la proteína roja es para un segmento elitista, que tiene acceso a su consumo, tiene posibilidades económicas y, calidad de vida y capacidad para disfrutar de ella.
-Esa afirmación atenta contra la tradición cultura de la Argentina…
No lo veo así. Siempre digo que la industria y el comercio se tienen que complementar. Lo ha hecho y está funcionando con éxito en Uruguay donde convive la exportación con el consumo. Lo que sucede es que hay que consensuar un proyecto y luego llevarlo a cabo, tanto de parte del Estado como del empresariado.
-¿Usted cree que en la Argentina, alguna vez nos vamos a poner todos de acuerdo para pensar en el futuro?
Pienso que sí, nadie se quiere suicidar. Pienso que los actores somos los que fuimos y luego vendrán otros y será distinto el panorama.
-Usted es optimista sobre un gran desarrollo ganadero de Salta y la región. ¿La industria frigorífica tiene que acompañar ese desarr
Es el gran desafío de la industria para la década del 20, sino va seguir siendo “un casino”, como dicen los italianos. Hay la industria tiene una gran oportunidad porque no existe.
La ciencia, tecnología y el know how existente en el mundo ofrecen una gran oportunidad para desarrollar fábricas de excelencia para la alimentación con base cárnica. Hoy podemos llegar a cualquier lugar del mundo con nuestros cortes de carne fresca.
-El presidente del IPCVA dijo en Salta que en la provincia hace falta tener más mataderos y eso se contradice con la opinión suya de tener industria cárnica y un sistema bien organizado…
Me duele que un pampeano como Chiesa, presidente del IPCVA haya dicho en Salta esa barbaridad. Porque él sabe que en la provincia de la Pampa hemos hecho un gran esfuerzo para que la industria frigorífica pampeana sea clase A; que permite que cualquier animal o carne que se procese en La Pampa pueda tener acceso a los mercados nacional y algunos a los internacionales. Crear un matadero es des jerarquizar a la producción primaria y también es des jerarquizar al ser humano, porque todos tenemos derecho a comer un trozo de carne en iguales condiciones higiénico, técnico y sanitarias que aquel que accede al mercado más exigente y caro del mundo. ¿Por qué nosotros tenemos que relegar a nuestro conciudadano en Cachi, Lajitas o Rosario de la Frontera? Eso es inconcebible, es un error y un concepto garrafal de parte de Chiesa.
-Usted es un empresario que ha sabido moverse bien a pesar de los cambios que sufrió el sector y el país y, se ha anticipado a muchas situaciones. ¿Qué espera hacer como empresario pensando en los próximos años?
La verdad que eso depende más de mi hijo. Yo pienso que la decisión está en él, si quiere asumir el desafío. El sabe que es una industria muy dura y la ha vivido durante sus 27 años mamando mi actividad. Esa condición no va a cambiar porque es una industria vinculada a la naturaleza.
-¿Qué va a suceder con el precio de la carne durante el resto del 2011?
Yo estuve en el Sur en estos días por cuestiones familiares y he recorrido La Pampa, Córdoba y Buenos Aires y, Salta tiene los precios más económicos del país acorde calidad-precio y seguiremos marcando la diferencia.
-¿Quiere decir que hay margen todavía para que se acomoden más los precios en el mercado local?
No, pienso que el mercado local tiene una nueva dinámica. Fluidez en la comercialización evitando muchos gastos. Nosotros operamos directamente con el productor, los fletes son cortos, los gastos de comercialización no existen y esto, más otros muchos factores, hacen que seamos más competitivos después de muchos años de trabajo; si la comparamos con la carne que ingresa desde el Sur. Desde hace 10 años, toda nuestra operatoria es de estricto contado, lo que brinda soluciones a la producción y condiciones sanas a la operatoria.
-¿Usted tiene alguna explicación para que podamos entender cómo es que se llega a pagar el ternero hasta 14 pesos por televisión y luego se vende el novillo para faena a 9?
Yo hago una lectura sui generis: hay mucha emotividad. No nos olvidemos que la resolución 125 ha sido muy cara para el productor y ha dejado cicatrices muy marcadas. Es un modo de reaccionar contra una política de estado, donde el productor hoy sabe que está invirtiendo en una madre que tiene futuro, que puede pagar un plus de un 20% porque está produciendo un ternero a 3 dólares y sabe que también está jugando a los mercados. Este mercado ganadero mediático puede ser contraproducente.
-¿Usted avizora menor consumo a futuro?
El consumo está más ligado a la oferta que a la demanda. Como la oferta es limitada, por más que haya poder adquisitivo, puede elevarse el precio pero no habrá qué comprar.
-¿Dentro de 3 o 4 meses el kilo de asado costará igual que ahora o estará más caso?
Yo pienso que va a costar igual; no al precio sugerido por Moreno, pero sí al de mercado.



SaltaAgropecuaria.com.ar

Comentarios

Deja un comentario


+ 8 = nueve